Armando Valladares | Contra toda esperanza | IV

Visto lo visto, leído lo leído, no me queda otra opción que realizar una petición de principio y sondear las hemerotecas. En el artículo “El retorno de las viejas momias: Armando Valladares“, anteriormente citado, no apare el pie de página de la fotografía de su libro “Desde mi silla de ruedas“. El pie de foto dice:

Armando Valladares: "Desde mi silla de ruedas". El libro farsesco del falso paralítico.

«Armando Valladares: “Desde mi silla de ruedas”. El libro farsesco del falso paralítico.» Igualmente, en el cuerpo del artículo se puede leer: «Su etapa de “disidente” es ya conocida. En su día, 1982, su nombre como “preso de conciencia” se hizo tan conocido en todo el mundo que consiguió levantar en algunos países —Francia, por ejemplo— un verdadero clamor contra la revolución cubana por tener prisionero a un escritor supuestamente de tanto talento y de talla internacional. Además, se trataba, decían, de un escritor paralítico a raíz de los malos tratos recibidos en prisión. Alguien que no podía caminar, y que se movía en una silla de ruedas. Hasta el Presidente de François Mitterrand intercedió ante Fidel para lograr su liberación, encargando de la tarea a su asesor Regis Debray.

La fachada de escritor perseguido que le habían construido había servido para esconder unos antecedentes mucho más siniestros: miembro de la policía de Batista y luego, tras el triunfo revolucionario de 1959, autor de atentados con bombas incendiarias introducidas en Cuba desde Miami y plantadas en lugares públicos, es decir de acciones terroristas indiscutibles, por las que sería detenido y condenado en 1960.»

Les resultará una chorrada, pero personalmente me alegro de continuar teniendo cierta memoria selectiva. Mi prospección por las hemerotecas me ha llevado a los siguientes resultados:

1º En un artículo que firma Carmen Muñoz en ABC el 9 de diciembre de 2007 titulado «El terror en cuba tiene un límite», aparece la siguiente fotografía:

Valladares necesitó silla de ruedas después de que le negaran los alimentos 46 días

2º En la sección de CULTURA y SOCIEDAD del diario ABC, en la pág. 43 del sábado 23 de octubre de 1982, aparecía el siguiente artículo: “Recuperado de la parálisis que le ataba a la silla de ruedas. El poeta cubano Armando Valladares llegó a París en libertad.”

(Gilipollez de titular, por cierto, ya que si llegó a París procedente de Cuba, se supone que llegaría en libertad; el artículo fechado el 9 de diciembre de 2007, ni quita ni pone ni pone ni quita, sólo aporta una fotografía que me la podría haber hecho yo mismo en la puerta del Clínico, comentario, dicho sea de paso, que se aproxima bastante al de Felipe González cuando dijo aquello de que no tenían constancia cierta de que en las cárceles cubanas, etcétera).

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: