“Esto no puede ser verdad” | Marcelino Álvarez | [2]

En memoria de Marcelino…

Castro de Lomba (León-España) 1946 – Madrid 2006

Dicen que una imagen vale más que mil palabras… y, la verdad que no ha costado mucho trabajo encontrar la foto “apropiada” para la ocasión. Ahí está, con su “porte” deportivo, gorra ceñida, ese gesto bonachón tan característico, en un entorno de naturaleza y, por supuesto, flanqueado por hermanos… Marcelino, nuestro padre provincial, nos dejaba en la mañana del jueves 6 de abril de 2006. A todos nos “pillaba” la noticia en medio de una jornada de trabajo, en los más diversos “parajes” geográficos, inmersos en la actividad… y nos sacudía por dentro un incrédulo “esto no puede ser verdad”. Hermanos de la Provincia Santo Tomás de Villanueva, amigos, profesores, alumnos, en Madrid, en Granada, en muchas zonas de España, de América y del resto del mundo… la noticia corría a golpe de teléfono móvil, de mensaje de correo electrónico, de comentario en la calle. Y de fondo retumbando un incrédulo “esto no puede ser verdad”. El P. Marcelino tenía 59 años. Nació el 6 de octubre de 1946 en Castro de Lomba, provincia de León (España)…
[…]
…Pero más que llorar tu pérdida nos mueve tenerte como motivación para seguir adelante, alentados con tu ilusión y ganas de servir a Dios y a los hombres. Y hacerlo así, de modo cercano, sencillo, agustiniano. En el fondo de muchos sigue retumbando un incrédulo “esto no puede ser verdad”… pero otra voz retumba más fuerte y nos llena de un gozo aún mayor porque alguien, a quien tanto queremos, ha llegado a su objetivo: “Tú Señor, nos hiciste para ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti”. Marcelino, puedes descansar en paz: seguimos tus pasos en dirección a la meta común que nos une a todos. A tus manos, Señor, encomendamos a nuestro hermano, a nuestro padre provincial, a nuestro amigo, y continuamos la misión encomendada.

No sé si Marcelino fue en alguna ocasión tutor de quien suscribe. Fue profesor y peripatético fraile, paseante durante los tiempos de ocio. Con respecto a mí, la cagó. ¿Qué? Lo dicho: “la cagó”. Psicólogo y otras gaitas, pero “conmigo la cagó”.

Sucede que, mi preparador para la Confirmación, fue igualmente Fray Marcelino Álvarez. ¡Luego doblemente la cagó!

—Nunca lo consideré un buen profesor; al contrario, siempre le consideré lo contrario.

—Demasiado selectivo con los chavales a los que les daba rienda…

—Inmediata consecuencia: discriminaba entre una élite de elegidos, privilegiados…, y un rebaño de los demás. Tanto es así, que podría dar nombres y apellidos.

Si la cagó por dos veces, pensarán, ¡doblemente la cagó, luego no tiene un buen concepto de Marcelino! ¡Jódanse! ¡Se equivocan!

De Marcelino tengo el recuerdo de no pocos dislates y no menos aciertos con respecto a mí. Puesto que el “interlocutor” no puede ya “interlocutar”…, gano porque voy de mano.

Pero de Marcelino sólo recuerdo sus últimos encuentros, que son los que valen (o a mí me habilitan) para decir que le considero un hermano en la fe: especial, singular, amable, distinto… y muy humano, quizás, demasiado humano.

—Le considero un hermano en la fe porque, independientemente del fraile que tuviese frente a sí, la bondad rezumaba por sus poros; su comprensión, no podía ser mayor que su gran corazón: ¡Y yo ya no era fraile!

—Le considero un hermano en la fe, porque me echó una mano junto a Jesús C., cuando transitaba absolutamente perdido y abandonado, repito, abandonado. Tuvo precio, pero no tiene precio el agradecimiento que les debo a M. A., M. C. y a J. C.

—Cuando le consideré selectivo, me demostró que no había más selección que su interlocutor cuando no mediaban interferencias.

La muerte de Marcelino me conmovió, me sacudió como un seísmo con epicentro en su corazón. Antes no lo hubiese dicho; ahora lo digo, firmo y afirmo. He vivido y convivido con él. Me siento legitimado para subrayar todas y cada una de mis palabras. La última vez que nos vimos, el alrededor dejó de existir; nos despedimos con un fuerte abrazo. Sí, con un fuerte abrazo. Esa fue la última vez que vi a Marcelino.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: