Catecismo de la Iglesia Católica | 2357 | La homosexualidad [6] [Bis] [*]

El hombre debe cumplir su deber como marido y la mujer debe cumplirlo como esposa, de manera que cada uno satisfaga las necesidades del otro. La esposa ya no es dueña de su cuerpo, sino su esposo. No os neguéis a  la mutua donación de vosotros mismos, a no ser que, de común acuerdo, lo hagáis así durante un tiempo para dedicarlo a la oración. Pero luego reanudad vuestra normal relación marital, no vaya a ser que Satanás os tiente por vuestra falta de dominio (1 Cor 7, 3-5)

Concordancias. Temas bíblicos. Martin H. Manser. Ed. Verbo Divino. Pág. 139

El hombre debe cumplir su deber como marido y la mujer debe cumplirlo como esposa, de manera que cada uno satisfaga las necesidades del otro.

Curioso, ¿verdad? Hasta que localicé esta cita [S. Pablo], pensé que el ser humano no debía satisfacer sus necesidades cual necesidades. Y menos aún pensaba encontrarme: «Pero luego reanudad vuestra normal relación marital, no vaya a ser que Satanás os tiente por vuestra falta de dominio (1 Cor 7, 5)», interesante e intrigante, por cierto, «no vaya a ser que Satanás os tiente por vuestra falta de dominio (1 Cor 7, 5b)». Interesa (démosle con su misma medicina) y conviene que la relación marital satisfaga las ¡necesidades! de uno y de otra, de una y de otro. Obviar la necesidad…, ¡parecía que no la hubiese!; que la hubiese, ¡parecía pecaminoso!; que pareciese pecaminoso, obviaba el sentido común. [Ironía: “Y menos aún pensaba encontrar…”; ironía, pues sé dónde hallar la palabra precisa; ironía, porque ya conozco la ‘puerta de atrás’ de quienes inventaron el confesonario y lo ponen a su servicio]. Antes de escribir este Post, le decía a un amigo|hermano: «he aprendido a relativizar sus palabras que no podía sino sonreír durante la homilía de la boda de mi hermano y descojonarme con la parafernalia litúrgica que “se inventó” el cura.»

Que te suelten una filípica cuando eres Teólogo…, es peligroso. Tenemos una ventaja: sabemos de qué tela está hecho el paño… Si no sabes del tema…, te cazan, te divorcian mentalmente, te colapsan ideológicamente…, ¡y luego se quejan de que las iglesias estén vacías! Hay que ser gilipollas. Reproduzco el diálogo tomado de un Post anterior y que versa sobre la homosexualidad, entre Anwar, su padre y Maxxie:

—Maxxie: Hola
—Anwar: ¿Dónde estás tío?
—Maxxie: Estoy fuera. Hace un frío de cojones .
—Anwar: !Entra!
—Maxxie: Creo que no voy a entrar.
—Anwar: ¡Entra a la fiesta, tío! Tienes que ver esto.
—Maxxie: No, Anwar. Da igual, me voy, ¿vale?
—Anwar: ¡Maxxie! ¡Espera, que salgo! Por favor…
—Sr. … [El Padre de Anwar]: ¡¡Maxxie!!
—Maxxie: Hola Sr. …
—Sr. …: Llegas a tiempo para cenar.
—Anwar: Papá, Maxxie es gay.
—Sr. …: Hemos hecho… Mi mujer la ha preparado porque sabe que te gusta.
—Anwar: Papá, ¿me has oído?
—Sr. …: Y las especies son muy picantes pero están en su punto.
—Maxxie: Soy Gay, Sr. … Siempre lo he sido.
—Sr. …: Vivimos en un mundo lleno de miseria. Pero tengo a mi Dios. Me habla todos los días. Y hay cosas que no entiendo y las dejo como están. ¿Sabes? 
Incluso cuando pienso que están mal, porque sé que algún día Él me las explicará. Tengo confianza. Tengo fe. Y tengo suerte. ¿Verdad?
—Anwar: Sí, papá.
—Sr. …: Vamos Maxxie, la cena está lista.

Maxxie:

Durante años he estado preparando a chavales|jóvenes para su Confirmación; ahora ya no me quedan fuerzas para sostener el ideal de vivir en una comunidad donde se materialice el amor de Dios. En esa tarea volqué mi corazón, porque si no pones toda la carne en el asador…

Más tarde tuve la fortuna de dar clase a chavales de 14, 15, 16 años. En esa tarea también volqué mi corazón, porque si no das todo lo que tienes… En ambos casos, puedo decir que el amor fue mi rutina y, te puedo asegurar, que el amor no tiene nada de rutinario: en ocasiones sientes como el corazón cruje, se agrieta… y desprende lágrimas de sangre que se deslizan por el interior.

Maxxie:

¿Qué les puedo decir a estos chavales, a estos jóvenes, cuando sé feacientemente que religiosas y religiosos transgreden impunemente desde que se inventó el confesionario, lo que a los demás exigen? ¿Entenderían que las casas de formación son nidos de depravación moral y no son todos los que están pero sí que están todos los que son? ¿Entenderían que las casas de formación son un lupanar, un burdel donde se satisfacen los instintos sexuales y los desequilibrios afectivos? ¿Entenderían que quien acusa es el acusado? Los escándalos en la Iglesia son sonados…, pero me causa aún más desazón, indignación, rabia… pensar en los que aún están ocultos, tapados… ¡Porque haberlos los hay! ¡Los hay tapados! ¡Callan! ¡Ponen en entredicho! ¡Claman al Cielo! ¡Los hay! ¡Ocultos los hay! Ocultos…, aunque no tanto. No hablo por hablar, no. ¡Lo sé, negro sobre blanco, lo sé a ciencia cierta!

Y sobre todo, Maxxie: ¿Qué les puedo decir a quienes se sientan homosexuales, excluidos, humillados, temerosos…? ¿Qué les puedo decir acerca de su sufrimiento? ¿Les digo que la Iglesia les tratará con respeto, compasión y delicadeza? ¿Les digo que Dios le ama tal y como son? Les digo que esto último, ¿verdad?

—Chaval, ¡Dios te ama! Independientemente de lo que te digan, de lo que nuestro pensamiento occidental, de lo que escuches en tu iglesia… ¡Dios te ama! Aunque te den de lado, se rían de ti, tus padres no te entiendan ni hagan por hacerlo… ¡Dios te ama! Pero he aquí el problema: así como no se puede amar a Dios sino a través de mediaciones, el amor de Dios se manifiesta igualmente a través de mediaciones. ¡La hemos ciscado!

Maxxie, Maxxie…, querido Maxxie:

No sé si te interesará, porque cuando la presión te persigue, estallas o dejas de preocuparte suprimiendo de tu vida el desencadenante de la presión; anglicano, evangelista, católico…, desearía que supieses que nuestra Biblia es un conjunto de libros de ida y de vuelta: como Católico, sé que te la arrojarán cuando quieran condenarte; cuando les convenga a quienes inventaron el confesionario…, le harán una visita para lavar sus consciencias.

Maxxie:

Durante años he estado preparando a chavales|jóvenes para su Confirmación; ahora ya no me quedan fuerzas para sostener el ideal de vivir en una comunidad donde se materialice el amor de Dios. En esa tarea volqué mi corazón, porque si no pones toda la carne en el asador…

Más tarde tuve la fortuna de dar clase a chavales de 14, 15, 16 años. En esa tarea también volqué mi corazón, porque si no das todo lo que tienes… En ambos casos, puedo decir que el amor fue mi rutina y, te puedo asegurar, que el amor no tiene nada de rutinario: en ocasiones sientes como el corazón cruje, se agrieta… y desprende lágrimas de sangre que se deslizan por el interior.

Maxxie:

¿Qué les puedo decir a estos chavales, a estos jóvenes, cuando sé feacientemente que religiosas y religiosos transgreden impunemente desde que se inventó el confesionario, lo que a los demás exigen? ¿Entenderían que las casas de formación son nidos de depravación moral y no son todos los que están pero sí que están todos los que son? ¿Entenderían que las casas de formación son un lupanar, un burdel donde se satisfacen los instintos sexuales y los desequilibrios afectivos? ¿Entenderían que quien acusa es el acusado? Los escándalos en la Iglesia son sonados…, pero me causa aún más desazón, indignación, rabia… pensar en los que aún están ocultos, tapados… ¡Porque haberlos los hay! ¡Los hay tapados! ¡Callan! ¡Ponen en entredicho! ¡Claman al Cielo! ¡Los hay! ¡Ocultos los hay! Ocultos…, aunque no tanto. No hablo por hablar, no. ¡Lo sé, negro sobre blanco, lo sé a ciencia cierta!

Y sobre todo, Maxxie: ¿Qué les puedo decir a quienes se sientan homosexuales, excluidos, humillados, temerosos…? ¿Qué les puedo decir acerca de su sufrimiento? ¿Les digo que la Iglesia les tratará con respeto, compasión y delicadeza? ¿Les digo que Dios le ama tal y como son? Les digo que esto último, ¿verdad?

—Chaval, ¡Dios te ama! Independientemente de lo que te digan, de lo que nuestro pensamiento occidental, de lo que escuches en tu iglesia… ¡Dios te ama! Aunque te den de lado, se rían de ti, tus padres no te entiendan ni hagan por hacerlo… ¡Dios te ama! Pero he aquí el problema: así como no se puede amar a Dios sino a través de mediaciones, el amor de Dios se manifiesta igualmente a través de mediaciones. ¡La hemos ciscado!  

Maxxie, Maxxie…, querido Maxxie:

No sé si te interesará, porque cuando la presión te persigue, estallas o dejas de preocuparte suprimiendo de tu vida el desencadenante de la presión; anglicano, evangelista, católico…, desearía que supieses que nuestra Biblia es un conjunto de libros de ida y de vuelta: como Católico, sé que te la arrojarán cuando quieran condenarte; cuando les convenga a quienes inventaron el confesionario…, le harán una visita para lavar sus conciencias.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: